La Ruta de Juárez

CRÓNICA

NOÉ GUERRA PIMENTEL*

Dicho y documentado esta: Juárez, proveniente de la ciudad de Guadalajara, estuvo en la de Colima del 25 de marzo al 8 de abril de 1858, pernoctó en Cuyutlán y el 9 partió rumbo a Manzanillo a donde llegó la mañana del mismo día y de donde salió el 11 en el vapor John Stiffens. Arribó a la capital de los cocos y las palmeras entrando por el Camino Real la mañana del 25 de marzo de 1858. Atrás había dejado las fechas capitales de su diario, como la del 17 de diciembre de 1857, cuando preso fue confinado en Palacio Nacional, a la vez que Comonfort, presionado por el Clero Católico pronunciaba el Plan de Tacubaya y con ello traicionaba la Constitución jurada.

Fue el 11 de enero siguiente, ya de 1858, cuando en su diario Juárez consignó: “El día 11 de enero salí en libertad y el 12 salí de México para la hacienda de Chihuahuacán con don Manuel Ruíz y don Nicolas Suárez Pizarro”. Continúa: “El día 13 en la tarde salí con dirección a la hacienda de San José Acolman, dormí en el campo y el día 14 llegué a la hacienda. Estos datos están referidos en “Benito Juárez. Documentos, discursos y correspondencia. Compilación hecha por Jorge L. Tamayo. Edición de la Sepanal, México, 1964, p. 284.” De ese mismo compendio corresponden los siguientes testimonios. “El día 15 vine a Cuautitlán a esperar el guayín del correo para irme a Querétaro. A las 2 de la mañana del día 16 -de enero- llegó el carruaje en que monté y llegué a Querétaro en el mismo día…” Luego de esto Juárez perseguido es obligado a salir del Querétaro el 17, dirigiéndose a Guanajuato, a donde llega a las nueve de la mañana del 19, para establecer ahí, por primera vez, la sede de su gobierno itinerante.

De Guanajuato tiene que huir el 13 de febrero para llegar como asilado a Guadalajara el 14, donde aprovechando la protección ofrecida por Anastasio Parrodi, Jefe de la coalición y general en jefe del ejército republicano, permanece hasta el 20 de marzo. Ahí en Guadalajara, en ausencia de Parrodi, que andaba en Celaya, se subleva un grupo de adeptos conservadores encabezados por Antonio Landa, quienes hacen prisionero al Presidente Constitucional. Juárez escribe: “El día 13 (de marzo), se sublevó la guardia de palacio y fui hecho prisionero por orden de Landa, que encabezó el motín. El día 15 salí en libertad.” El 18 Parrodi regresó a la capital tapatía y junto con el presidente valoran la necesidad de que saliera de Guadalajara ante el acecho de los Conservadores. La ruta original se había trazado por Nayarít, para allá establecer el Gobierno Federal, no obstante, a sugerencia del mismo Parrodi se opta continuar por Colima.

De esta manera y por descripción de Matías Romero nos damos cuenta que la caravana juarista abandonó Guadalajara a las 3:30 horas del 20 de marzo de 1858 con una escolta de 75 de infantería y 30 de caballería al mando de Francisco Iniestra. Grupo que fue alcanzado. El mismo Juárez da cuenta del hecho: “El día 20 salí de Guadalajara para Colima; en la tarde fui atacado en Santa Ana Acatlán, por las fuerzas de Landa. A las 11 de la noche evacuaron el punto y el día 21 a las seis de la mañana llegué a la hacienda de Estipac y fui a pernoctar al pueblo de Atemajac de la Tablas –Hoy Atemajac de Brizuela-, ese día cumplió 52 años en Estipac. Bajó a Sayula el 22 de marzo, el 23 llegó a la hoy ciudad Guzmán -antes Zapotlán el grande-, el 24 se le recibió en la hacienda de Mesones -Atenquique- y el mismo 24 llegó a Tonila, jalisco entre las 4 y cinco de la tarde.

A otro día, de madrugada, sale rumbo a la capital de Colima que desde ese 25 de marzo y hasta el 8 de abril de 1858 fue la sede de la presidencia de la república, hasta que continuando con su gobierno salió ese amanecer por el rumbo de Coquimatlán, antigua traza del Camino Real, para río abajo –Armería- llegar hasta Periquillos y de ahí, salvada la rivera, continuar a Cuyutlán donde pasó la noche, saliendo antes del amanecer a Manzanillo, que de facto y desde temprana hora fue la sede del Gobierno Federal del 9 al 11 de marzo de 1858, días en que Juárez y su gabinete se establecieron ahí. No antes y nunca más después.

*Cronista Municipal Vitalicio miembro de número de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos y de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, A.C.

Esta columna se lee en: www.ecosdelacosta.com.mx, www.elcorreodemanzanillo.com y en: www.colimanoticias.com, www.diariolibertad.com y www.cyberlatino.net, Comentarios, a: guerranoe1@hotmail.com

No hay comentarios:

Contador de visitas